Tamaño letra:

reunioncarreteraquero

El pasado lunes 21 de octubre, el alcalde de Quero, Francisco Sastre García-Rojo, y el de La Villa de Don Fadrique, Jaime Santos Simón, acompañado del concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Carlos Mendoza Aparicio, mantuvieron una reunión con la directora general de Carreteras de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Margarita Torres Rodríguez, para reclamarle que se lleve a cabo el arreglo de la carretera que une ambas poblaciones, y que fue un proyecto que quedó redactado en la anterior legislatura.

Hasta ahora la citada vía es un camino rural asfaltado y "es de vital importancia por ser la ruta que los fadriqueños utlizamos para ir al Hospital La Mancha Centro en Alcázar de San Juan". Así lo manifestó el primer edil fadriqueño que lamentó que hasta ahora "sólo ha habido promesas y ningún resultado" y le ha señalado también a la directora, la cantidad de accidentes de tráfico que han ocurrido en ese tramo.

Por su parte el alcalde de Quero se ha prestado a hacer todo lo que fuere necesario "para que esto no quede indefinidamente paralizado", y además le ha reclamado también el arreglo de la carretera que une su localidad con la de Miguel Esteban, "que está en un estado mucho más que lamentable".

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Carlos Mendoza, también ha expresado su preocupación "por el peligroso estado en el que se encuentra el puente que hay sobre el río Riánseres en la carretera Lillo-La Villa de Don Fadrique" por ser este uno de los enlaces de la localidad con la autovía de Andalucía, en conexión, sobre todo a Madrid.

Margarita Torresz Rodríguez, que tomó buena nota de todo, se comprometió a estudiar las propuestas, aunque lamentó "que la partidas presupuestarias sean tan escasas, lo que nos está llevando a priorizar las obras que creemos más necesarias, pero estas demandas serán tenidas en cuenta en próximas adjudicaciones."

Aspectos técnicos y detalles del proyecto de construcción de la carretera La Villa-Quero de marzo del 2010

presentacioncarreteravillaqueromarzo2010Recordar que el proyecto de la carretera de La Villa de Don Fadrique a Quero, salida más directa hacia el Hospital "La Mancha Centro", no sólo de la población fadriqueña, sino también de Lillo, entre otros pueblos, fue presentado el 24 de marzo del año 2010, y contaba con un montante de 8 millones de euros. La carretera tendrá una longitud de 12 kilómetros e incluía la variante de Quero de dos kilómetros y la ejecución de un puente sobre el río Cigüela, además de que la Junta de Comunidades asumía la propiedad de este camino rural asfaltado que ahora es de ambos municipios.

Los aspectos técnicos de esta nueva infraestructura viaria, según contemplaba el proyecto, se iniciaría en lo que es la rotonda actual de la variante de La Villa de Don Fadrique y acabaría en la conexión de la carretera que va de Quero hacia Miguel Esteban.

La variante de Quero incluida en el proyecto tendría la ventaja también de evitar el paso del tráfico pesado y ligero de manera masiva por las calles de la población fadriqueña y quereña, con una rotonda en Quero de 35 metros de diámetro, que permitiría todos los movimientos de todo tipo de vehículos.

La obra va a discurriría siguiendo el actual camino rural y tendría una sección de nueve metros de calzada, que supondrían carriles de tres metros y medio cada uno y arcenes de un metro.

El que la velocidad de trayecto se contemplaba de 100 kilómetros hora, como corresponde a una vía de altas prestaciones.

En cuanto a la seguridad, hay un punto singular que presenta algunos problemas en estos momentos y que es el paso sobre el río Cigüela donde se planteaba construir un nuevo puente que se compondría de tres vanos, con una plataforma en la parte superior de diez metros, es decir, nueve metros para la calzada más las barreras de protección de medio metro.

Otro aspecto singular de esta infraestructura, es que conllevaría la creación de caminos de servicio para facilitar el acceso a todas las fincas existentes en las inmediaciones, con conexiones directas en puntos determinados hacia lo que es la vía de nueva construcción.

La carretera tendría todos los elementos de señalización, de balizamiento y un aspecto más sensible como es que al estar en una zona completamente llana de humedales se elevaría a fin de evitar posibles balsas por la lluvia, además de cumplir con todos los aspectos medioambientales.