0
0
0
s2smodern
Tamaño letra:

12370862 1731200650442273 3365018240509498274 o

La Villa de don Fadrique ha sido una de las localidades de España elegidas por el Ministerio de Sanidad para realizar las pruebas del Estudio Nacional Sero-Eepidemiológico sobre el Covid-19 (en adelante ENE Covid). Este miércoles, 29 de abril, se realizaron las primeras pruebas del ENE Covid a un total de 35 vecinos del municipio fadriqueño, elegidos al azar por el Instituto Nacional de Estadística, y se hizo en el Consultorio Médico Local.

El estudio diseñado por el  Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III, en colaboración con las comunidades autónomas, estimará el porcentaje de población española con anticuerpos, frente al  Covid-19 de un muestreo total de 90.000 personas de todo el territorio nacional. En Castilla-La Mancha, este estudio se realizará a 6.000 personas.

La participación es voluntaria, pero es muy importante aceptar, ya que el resultado ayudará a tomar decisiones de salud pública, frente a la pandemia, y serán claves para llevar a cabo el desconfinamiento. La selección ha sido de forma aleatoria y en función de criterios estadísticos que garanticen una representación por territorio, edad y género.

Las 35 personas elegidas, han respondido a un breve cuestionario, y tras ello, se han sometido a las pruebas serológicas, para determinar si tienen anticuerpos frente al coronavirus. En primer lugar se les ha realizado un test rápido, que ha proporcionado la información para saber si la persona estaba infectada. En cuanto a la sensibilidad de esta prueba, que sólo requiere un pinchazo en el dedo, se estima que es superior al 80%, pero esta información relativa a su precisión diagnóstica se ha obtenido de grupos muy concretos de pacientes y se desconoce si puede extrapolarse al conjunto de la población. Para asegurar la fiabilidad de los resultados y aplicar el máximo rigor, se obtendrá una muestra de suero en todos los pacientes, con la misma técnica que se utiliza para hacer analíticas de sangre por venopunción, con un pinchazo en el brazo.

Gracias a estas dos pruebas que combinan diferentes niveles de precisión, y que se realizarán tres veces en cada individuo, se alcanzará una estimación de la presencia de anticuerpos del virus en la población. Tras esta primera vez, la segunda será a las tres semanas y la tercera a las seis semanas, siempre con el objetivo de conocer la evolución del desarrollo de los anticuerpos.

Además de estos dos estudios serológicos, las personas seleccionadas responderán a diferentes preguntas sobre síntomas y posibles fuentes de infección, mediante un cuestionario que se recogerá a través de una aplicación web.