0
0
0
s2sdefault
Tamaño letra:

melchor gaspar y baltasar

En la tarde de ayer, martes 5 de enero de 2021, y a pesar de las gélidas temperaturas que imperaban en el termómetro, la magia no faltó y sus majestades los Reyes Magos de Oriente llegaron puntuales a su cita con los niños en La Villa de don Fadrique, aunque eso sí, de una manera diferente a la que siempre ha sido durante años anteriores, y con un tono especial porque el acto era un homenaje a los niños y niñas de la localidad por lo bien que se han portado durante el 2020, y sobre todo en el período de marzo a junio, cuando hubo que soportar un duro confinamiento domiciliario debido a la pandemia provocada por el coronavirus covid-19.

Así, sus majestades, Melchor, Gaspar y Baltasar, cumpliendo estrictamente con todas las medidas sanitarias, hicieron una parada en el Frontón Municipal donde saludaron a los pequeños asistentes, y también a los adultos que les acompañaban o no, y les obsequiaron con algún regalillo y algunas chuches por lo bien que se han portado en este año tan complicado. Así dio comienzo a la noche más mágica del año en la que todos los deseos se hacen realidad. Comenzó el “Feliz día de Reyes”.

Historia de la Fiesta de los Reyes Magos

Todos los 6 de enero, los países de tradición católica celebran la llegada de los tres Reyes Magos a Belén para adorar al, recién nacido, niño Jesús. En los Evangelios canónicos, sólo el de Mateo habla de estos “magos”, sin precisar, ni sus nombres, ni que fueran reyes, ni que fueran tres. Será en el siglo III cuando se establezca que pudieran ser reyes, debido a sus regalos y que fueran tres, ya que hasta entonces aparecían dibujos con dos, tres, cuatro y hasta 12 personajes, en este caso como representantes de las 12 tribus de Israel.

Los nombres actuales, Melchor, Gaspar y Baltasar, aparecen por primera vez en el mosaico de San Apolinar Nuevo de Rávena, que data del siglo VI, en el que los personajes, ataviados a la moda persa, caminan en actitud oferente hacia la Virgen, que sostiene, en su regazo, al niño Jesús. Sobre sus cabezas aparecen los nombres. Tendrán que pasar varios siglos, hasta el XV, para que Baltasar aparezca con la tez morena y comiencen a diferenciarse su edad y su raza. Melchor encarnaría a los europeos, Gaspar a los asiáticos y Baltasar a los africanos. La palabra “mago” proviene del persa, “ma-gu-m-sha”, que significa sacerdote, de ahí al griego “magós”, hombres sabios, y al latín “magus”.

Llegados a Jerusalén preguntan a Herodes el Grande, que astutamente, después de consultar a los escribas y recomendarles que lo busquen en Belén, les ruega que vuelvan para darle detalles y el mismo ir a adorarle. Herodes, secretamente, lo consideraba un rival, “el Mesias”, y pretendía eliminarlo. Por eso, al no volver los reyes magos a darles la misiva que les había pedido, ordenará la matanza de “los inocentes”.

Los reyes portaban oro, símbolo real, incienso, símbolo espiritual, y mirra, símbolo mortal.

Por último, una leyenda, cuenta, que una vez resucitado Cristo, el Apóstol Tomás, los encontró en el reino de Saba, donde fueron bautizados y consagrados obispos. Después fueron martirizados, en el año 70, y depositados en el mismo sarcófago con sus coronas. Santa Elena,  madre del emperador de Roma, Constantino, encontró el sarcófago, con tres cabezas coronadas, dando por sentado que eran los reyes magos y los trasladó a Constantinopla.

Más tarde, Federico I Barbarroja, en el siglo XII, los trasladó a Colonia, Alemania, donde hoy reposan. Miles de peregrinos empezaron a llegar a la ciudad alemana haciéndose necesaria la construcción de la catedral, que iniciada en 1248, es una de las catedrales góticas más impresionantes de occidente. Junto con Santiago y Roma, Colonia, es uno de los grandes centros de peregrinación de Europa.

Junto a todo esto, la ilusión de los regalos a los más pequeños, y a los no tan pequeños, ha forjado una de las noches más hermosas, y, pasados los años, más melancólica, de nuestra vida.

Galería de imágenes del Día de Reyes en La Villa de don Fadrique